ELTIEMPO.COM
[ diciembre 10, 2019 by AdminAB 0 Comments ]

Luis Ernesto Gómez estará al frente de la Secretaría de Gobierno

Luis Ernesto Gómez estará al frente de la Secretaría de Gobierno

El exviceministro del Trabajo ocupará el segundo cargo más importante de Bogotá.

El economista y politólogo de la Universidad de Humboldt de Berlín (Alemania) y quien fue viceministro del Trabajo y del Interior será el secretario de Gobierno de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López. 

“Luis Ernesto Gómez, economista y politólogo de 38 años, padre de dos bogotanitos, fundador de @ActivistaCo y líder de las causas de esta nueva generación, será a partir del primero de enero de 2020 el nuevo secretario de Gobierno de Bogotá”, escribió en su cuenta de Twitter la alcaldesa electa.

Gómez fue candidato a la alcaldía en la pasada contienda electoral por un movimiento ciudadano que fue denominado Activistas. Sin embargo, en el camino decidió unirse a la campaña de López y la acompañó desde entonces.

“Es un honor hacer parte del equipo de gobierno de la alcaldesa electa, Claudia López. Los ciudadanos están reclamando un cambio de rumbo. Lo hicieron el pasado 27 de octubre en las urnas y ahora en las calles. Un gran desafío para quienes estaremos en el equipo de gobierno de Bogotá, pero también una gran oportunidad de entender que en esta era de ciudadanos activos y participativos, que no tragan entero, y de las tecnologías de la información, tenemos que hacer un gobierno abierto de consensos y de diálogo franco con la gente”, señaló Gómez.

El designado secretario de Gobierno tiene una maestría en Política Pública y Administración del London School of Economics, se desempeñó como asesor coordinador de la Asamblea Parlamentaria Alemana Suramericana en Berlín, fue jefe de planeación del Ministerio del Trabajo y director general del Servicio Público de Empleo.

Fuente: EL TIEMPO

ELTIEMPO.COM
[ marzo 5, 2018 by AdminAB 0 Comments ]

Colombianos imponen firmas digitales para obtener respuesta del Estado

Colombianos imponen firmas digitales para obtener respuesta del Estado –

19 causas ciudadanas han sido atendidas por el Ministerio del Interior y las entidades del Estado.

1.073.324 de firmas digitales y apoyos en redes sociales han logrado que los ciudadanos obtengan resultados casi que inmediatos en la defensa de sus causas y ser escuchados por el Estado; así lo reporta Change.org y otras plataformas digitales que destacan que se está viviendo una experiencia única en la región.

De las 148 peticiones inscritas en el programa #CausasCiudadanas, liderado por el viceministro del Interior, Luis Ernesto Gómez, 19 han alcanzado los 20.000 firmas digitales en las redes sociales y plataformas que se requieren para ser gestionadas; de estas 10 ya lograron grandes victorias.

“Las nuevas ciudadanas vienen demostrando que la participación no puede limitarse a la plaza pública y a la movilización en las calles, y que hay posibilidades distintas” afirmó Gómez

La petición #ElCensoEsDeTodos, contó con más de 74.000 apoyos para exigirle al DANE revertir la decisión de no incluir las preguntas relacionadas con discapacidad en el Censo 2018 debido a temas presupuestales.

Gracias a la inmediata gestión del Ministerio del Interior se lograron incluir asegurando así la inclusión de la población con discapacidad.

La semana pasada, como resultado de los 63.000 apoyos que obtuvo la causa inscrita por los YouTubers, Juan Pablo Jaramillo y su exnovio Christian Castiblanco, quienes han sido discriminados en diferentes lugares por su orientación sexual, el presidente Juan Manuel Santos firmó un decreto para promover espacios libres de discriminación y que estos a su vez puedan ser identificados con el sello #[email protected]

Así mismo, gracias a #CausasCiudadanas, los animales de Santa Marta contarán con una política pública de protección.

Los Samarios al reunir las 22.237 firmas, el viceministro Gómez coordinó la articulación con autoridades distritales y líderes animalistas de la ciudad con el propósito de sacar adelante esta iniciativa y lograr condiciones dignas para los animales de esta bahía turística.

“Las firmas digitales y apoyos en redes sociales han logrado por primera vez en la historia de nuestro país un diálogo directo con las instituciones que ahora entienden la legitimidad de estas nuevas formas de expresión democrática”, explicó Jonatan Rodriguez, responsable de Change.org Colombia.

Entre otras peticiones logradas y no menos importantes están el Proyecto de Ley para prohibir el uso del Asbesto en Colombia, que tiene 150.000 firmas, y ya fue aprobado en primer debate por la Comisión V del Senado de la República; El Refugio de abuelos “Casa San Pablo” que obtuvo 20.000 apoyos y fue salvado luego de que la Secretaria de Salud ordenará su cerramiento por sus condiciones de infraestructura.

Entre donaciones de empresas privadas y gestiones conjuntas del Ministerio del Interior y los voluntarios se logró la remodelación y el retorno de los abuelos a este hogar.

Los hogares de animales también ha sido beneficiados de #CausasCiudadanas. Por una parte se logró la salida concertada entre la comunidad y las autoridades de Tabio, Cundinamarca, para impedir el cierre de la Fundación AnimaLove garantizando la protección de los 286 perros y 26 gatos; y por otra el Ministerio del Interior intervino para suspender la eutanasia para cualquier especie del Refugio de Villa Lorena en Cali , entre otros compromisos.

En materia de infraestructura, los habitantes de Manta, Cundinamarca, firmaron una petición para lograr el mantenimiento de un puente cuya estructura estaba deteriorada y podría dejar a más de 600 personas incomunicadas.

Esta causa que reunió más de 20.000 firmas se logró gracias al apoyo de la Gobernación de Cundinamarca. También la causa #CartagenaSinPeajes obtuvo 42.973 apoyos; con esta se logró la concertación entre la comunidad y las autoridades locales y se contrató un estudio para definir el cumplimiento de la Tasa Interna de Retorno (TIR) en el contrato de concesión de la ruta de acceso, al corredor rápido a la variante Mamonal de Cartagena, además de otros compromisos adquiridos por la alcaldía.

Otras #CausasCiudadanas en curso son: el Plan de Salvamento para deudores del ICETEX con 23.115 apoyos; Salvemos la Reserva Van Der Hammen con 49.855 apoyos en las plataformas Avaaz y change.org; Salvemos el Bosque de Bavaria con 33.449 apoyos; Los Animales no son mercancía que con 21.428 firmas exigen regular con rigor los comercios que venden mascotas; y Romper el silencio que cuenta con 21.459 apoyos para tener un portal web como medio efectivo para obtener información, denunciar, comentar y recibir atención articulada en la defensa de las mujeres.

Los ciudadanos interesados en inscribir su causa pueden hacerlo en el portalwww.mininterior.gov.co; publicarla y promocionarla hasta sumar 20 mil apoyos en plataformas digitales y redes sociales usando el #CausasCiudadanas y etiquetando las cuentas @MinInterior y @LuisErnestoGL. Una vez se reúnan las firmas, el viceministro del Interior se pondrá en contacto con el ciudadano u organización que lideró la petición para ofrecerle acompañamiento y gestión hasta lograr el objetivo

Las peticiones deben defender la garantía de derechos; apelar al interés general; convocar al mayor número de ciudadanos; ser de competencia estatal y no ser discriminatoria, ni anticonstitucional.

Fuente: El Tiempo

ELTIEMPO.COM
[ febrero 13, 2018 by AdminAB 0 Comments ]

#RutadeLaAbstención, 897 km. de desencanto e insultos a los políticos

#RutadeLaAbstención, 897 km. de desencanto e insultos a los políticos

Nunca antes en la historia han tenido los jóvenes colombianos tantas posibilidades de informarse y de hacerse escuchar como en la actualidad. Lo paradójico es lo lejos que parecen estar de querer tomar las riendas de su destino y determinar quién o quiénes trazarán su futuro.

Nunca antes en la historia han tenido los jóvenes colombianos tantas posibilidades de informarse y de hacerse escuchar como en la actualidad. Lo paradójico es lo lejos que parecen estar de querer tomar las riendas de su destino y determinar quién o quiénes trazarán su futuro.

Seis de cada 10 jóvenes dicen no confiar en las instituciones democráticas; siete de cada 10 piensan que a los gobernantes no les interesan sus opiniones; solo el 25% dice confiar en el Congreso, según Barómetro de las Américas.

La juventud, salta a la vista, está desencantada, por no utilizar otra palabra, con los políticos. No necesariamente con la política, sino con quienes la ejercen. Pero estas cifras no son nuevas, y han sido ampliamente documentadas, por estudios de la Registraduría y del Observatorio de la Democracia, entre otras entidades.

Por eso resultó interesante el ejercicio llevado a cabo por el viceministro del Interior, Luis Ernesto Gómez, quien recorrió en dos días y medio, en moto, 897 kilómetros entre Bogotá y Turbo, Antioquia, para conversar con unos 300 jóvenes en más de 20 municipios.

“Más allá de las estadísticas, que las conocemos de sobra, este viaje tenía como propósito realizar un estudio más cualitativo, charlar no solo con jóvenes de zonas urbanas, con universitarios, sino también con los de zonas rurales, personas de distintos estratos y niveles educativos”, explica Gómez.

¿Y cuáles fueron los principales hallazgos? Quizás el más impactante, y preocupante, es lo remota que parece estar la solución para reducir la abstención en el país. A la hora de preguntarles sobre qué es la política, decenas de muchachos, y muchachas, la definían en términos no muy amables: estafa y engaño, corrupta, deshonesta y mentirosa, una m*****.

Tampoco creen que se vaya a producir un cambio pronto. “Son los mismos de siempre”, argumentaba la mayoría. ¿Y por qué no hacen nada por cambiarlo? “Por desinformación”, respondían. Y no hablaban de #FakeNews (#NoticiasFalsas), sino de una notoria falta de interés en conocer las propuestas de los candidatos, tanto al Congreso como para la Presidencia.

“Es duro decirlo, pero los abstencionistas no pueden quejarse. Si no votaron, deberían guardar silencio. El tema es que deben salir a votar, por quien sea, pero salir. No puede ser posible que si la abstención hubiera sido candidata en las últimas 15 elecciones presidenciales, habría sido Presidenta en 12 ocasiones”, dice Gómez. “Pareciera que los jóvenes no saben el poder de influir que tienen”.

Y razón no le falta. El ejemplo está en Inglaterra. Después del Brexit, el referendo que marcó la salida de Inglaterra de la Unión Europea, la abstención de los jóvenes fue una de las principales causas de la derrota de quienes se querían quedar en la UE.

Este resultado caló en la juventud. Hábilmente, el Partido Laborista capitalizó la situación y en las recientes elecciones generales, en las que se creía que el Partido Conservador los iba a arrasar, los laboristas conquistaron el voto joven y el 76% salió a las urnas. ¿El resultado? No hubo victoria, pero los laboristas pusieron contra las cuerdas al partido de Theresa May, quien quedó en una posición muy frágil para gobernar.

“En Colombia, que de por sí es uno de los países de América Latina con mayor abstención, debemos entender que esto de la abstención es un desastre”, agrega Gómez.

Durante gran parte del ejercicio, el viceministro no se identificó como tal, sino como un encuestador de la firma ficticia “No sabe, No responde”, por lo que obtuvo respuestas bastante francas: “Los políticos son una m*****; yo le doy mi voto a quien me dé algo; yo voto por el que menos robe, porque todos roban; para qué votar, si todos son unos corruptos”.

Pese a que no todas las respuestas fueron negativas, no hubo suficientes que permitan concluir que la cosa va a cambiar.

Sin embargo, la peor diligencia es la que no se hace y por eso esta llamada #RutaDeLaAbstención constituye la primera piedra de una fuerte campaña que va a iniciar el gobierno para incentivar el voto juvenil.

“Este recorrido es la primera parte de una serie de iniciativas en universidades y redes sociales que impulsará MinInterior para motivar a los jóvenes a votar”, explica Gómez.

¿Servirá? Veremos en las elecciones del 11 de marzo o en las presidenciales. Para las del próximo mes, la cosa está un tanto difícil. De las 300 personas entrevistadas, no hubo más de 50 que dijeran que iban a votar para el Congreso. Y para las presidenciales la cosa pinta algo mejor, pero lejos de lo que busca el viceministro.

Fuente: El Tiempo

ELTIEMPO.COM
[ diciembre 5, 2017 by AdminAB 0 Comments ]

‘Con tecnología mejoraremos el mal momento de la democracia’

‘Con tecnología mejoraremos el mal momento de la democracia’ –

El viceministro del Interior, Luis Ernesto Gómez, es un ferviente creyente de la tecnología. Considera que con aplicaciones, software y demás herramientas digitales es posible mejorar la vida de las personas y optimizar los procesos democráticos en Colombia.

El funcionario, experto en democracia digital y el uso de tecnologías para promover la participación ciudadana, lanzó su libro ‘Googlecracia’ en el que plantea un análisis de como la tecnología está revolucionando el ejercicio de la política y de las campañas, y la relación entre ciudadanos y gobernantes en el mundo.

Gómez aseguró, en entrevista con EL TIEMPO, que de cara a las elecciones presidenciales 2018, los candidatos deben implementar nuevos programas para lograr que la tecnología se convierta en un medio de decisión y no de comunicación.

¿De qué se trata ‘Googlecria’? 

Es un informe sobre lo que está pasando en las distintas democracias del mundo. Existen procesos de transformación tecnológica que han cambiado las dinámicas de partidos, resultados electorales y las formas de gobernar. En el libro también explicó cómo la tecnología ha cambiado nuestras vidas, los sistemas de transporte, las comunicaciones y las finanzas personales.

¿Específicamente cómo está cambiando la tecnología el ejercicio de la política?

Lo primero es que tanto en Colombia como en otras partes del mundo, ya los ciudadanos digitales no se están atando a partidos políticos, sino a causas políticas. La causa animalista, ambientalista y de género, por ejemplo. Estos procesos son posibles gracias a la organización que permiten las redes sociales.

Y un segundo elemento es cuando los partidos y organizaciones políticas le devuelven al ciudadano el poder a través de la tecnología, permitiéndole que participen a través de votaciones en tiempo real sobre las grandes decisiones del partido. De hecho, ya es posible financiar campañas mediante ‘crowdfunding’.

A escala mundial existen partidos políticos que están reconectándose con la ciudadanía a través de tecnología. Por ejemplo, en Francia está el movimiento En Marcha; y en Islandia está el partido Pirata.

¿Qué tipo de tecnología está generando ese cambio?

Es muy importante esa pregunta, porque se suele entender que esto se trata únicamente de las redes sociales. Las redes sociales son uno de los tipos de tecnología que analizo en el libro.

El movimiento En Marcha, en Francia, utilizó aplicaciones para organizar y programar reuniones virtuales y utilizó también una plataforma para hacer la selección de candidatos y organizar sus propuestas.

En Islandia está el movimiento Pirata, que es la segunda fuerza política de ese país, utiliza una plataforma para preguntarle a los ciudadanos en tiempo real como deben votar sus senadores en el parlamento. Y de otro lado está la campaña de Barack Obama (2012), que recogió el 70 por ciento de las donaciones de sus ciudadanos que, en su gran mayoría,  fueron hechas a través de internet.

¿Cuáles son los retos que enfrenta la democracia en cuanto al uso de tecnología?

Hay dos grandes retos. Por un lado se encuentran las noticias falsas. Quedó absolutamente en evidencia lo que pasó en Estados Unidos y en Cataluña con ese fenómeno. Por eso, el reto es que herramientas como Facebook, Twitter e Instagram puedan transparentar el ejercicio de la publicidad y el contenido pagado.

Es claro que la tecnología es un mundo nuevo y las democracias todavía no están listas para distinguir entre un contenido publicitario, pautado y orgánico. En eso todavía tenemos mucho trabajo y esto es fundamental para el debate democrático. Sería extraño que la publicidad de un candidato se presentará como una noticia y hoy en el mundo digital todavía esa diferencia no es tan clara.

Se vienen las elecciones para el próximo año, ¿cuál será el papel de la tecnología? 

En ‘Googlecracia’ hay varios ejemplos de cómo algunas campañas utilizan la tecnología, no solo redes sociales, para generar financiación, organización y lograr un diálogo directo con los ciudadanos. Yo creería que, si hay candidatos que con audacia recogen los ejemplos de otros países, seguramente la tecnología será descrestante.

Si las campañas se limitan a hacer lo de siempre y utilizan las redes sociales simplemente para comunicar y no para participar de las decisiones de los ciudadanos, se van a limitar a ser un medio de comunicación más no uno de decisión.

¿Por qué su gusto por la tecnología?

Soy apasionado por la tecnología porque me hace más fácil conseguir un taxi y enviar información a través de un chat masivo. De hecho, hasta me facilitó conseguir pareja, la madre de mis hijos. Entonces, estoy convencido de que la tecnología tiene un poder virtuoso para potenciar la vida de las personas y también para mejorar la democracia que actualmente está pasando por un mal momento.

¿Cuál fue la plataforma que utilizó para conocer a su pareja? 

Eso no se lo puedo contar. Risas.

Fuente: El Tiempo

ELTIEMPO.COM
[ agosto 24, 2015 by AdminAB 0 Comments ]

El joven viceministro que anda en tenis y recorrió la India en moto

El joven viceministro que anda en tenis y recorrió la India en moto –

Luis Ernesto Gómez, de 33 años, responde por el ambicioso programa de primer empleo del Gobierno.

En el closet de su apartamento, en el barrio Quinta Camacho, en el nororiente de Bogotá, Luis Ernesto Gómez guarda cuatro pares de tenis: unos azules y otros blancos, que alterna para hacer deporte y salir a bailar cada fin de semana; otros negros, que lució en febrero pasado en la posesión como viceministro de Trabajo ante el presidente Juan Manuel Santos; y otros cafés, los mismos que lleva puestos para dar esta entrevista.

En su visita a EL TIEMPO, a sus cómodos zapatos los acompaña con un traje café de Zara y una camisa blanca. Nada de corbata. Dice que las 10 que tiene las usa cuando le toca, cuando la alcurnia del evento lo obliga. O cuando se lo solicitan, como aquella vez que la mamá de un buen amigo se casó y ella personalmente le pidió que se vistiera de etiqueta.

Y es que Gómez, paisa, de 33 años, insiste en que vestirse así no es un capricho, ni intenta vender una falsa idea de frescura. Al contrario, el mensaje que busca dar con su pinta es que si un viceministro puede ir a un debate del Senado en tenis la pinta de los jóvenes debería ser lo de menos a la hora de conseguir trabajo. Es una afirmación propia del ambicioso programa de primer empleo que impulsa desde el Gobierno. “Así se da conciencia de cuántas puertas pueden cerrarse por una simple apariencia”.

Está tan seguro de esta convicción que en febrero pasado tomó posesión ante el presidente Santos en tenis, desafiando las conservadoras normas de protocolo de la Casa de Nariño. “Me decía a mí mismo que era impresentable, pero para el presidente era un mensaje, pues él es auténticamente liberal y el vestir de las personas es parte del libre desarrollo de la personalidad que, mientras no vulnere a nadie, debería ser garantizado”, manifiesta.

1

Su primer empleo

Esa imagen de Gómez jurando ante el mandatario en tenis es tal vez la más representativa de una carrera pública en el país que comenzó en el 2012, cuando asumió como director de planeación del Ministerio de Trabajo. A ese cargo llegó luego de tomar en 1999 una decisión arriesgada, con apenas 17 años.

En ese entonces, Gómez perdió a su padre. Su familia, que se movía en el negocio de la construcción, afrontaba una grave crisis económica. Por eso, con poco dinero, emprendió un viaje a Alemania, donde la educación es gratuita, y se inscribió a economía y ciencia política en la Universidad Humboldt, en Berlín.

Hoy recuerda que sus primeros empleos en esa ciudad fueron lavando platos o baños -lo que saliera- antes de poder comenzar a estudiar. Esa anécdota se las cuenta a los jóvenes cada vez que puede, “para que entiendan que el éxito siempre va de la mano de los riesgos”.

El riesgo del que habla lo motivó más tarde a enviar 18 cartas a parlamentarios alemanes que trabajaban en comisiones de relaciones exteriores. Quería conseguir una pasantía y lo logró, sin palancas, cuando ya estaba en sexto semestre. Fue el comienzo de tres años de trabajo con el Gobierno alemán.

Dentro de sus funciones estaba recibir a las delegaciones diplomáticas de países de América Latina y así comenzó a relacionarse con círculos políticos de Colombia, los mismos que amplió cuando pudo radicarse en el Reino Unido para hacer una maestría en la prestigiosa London School of Economics, de donde también es egresado el presidente Santos.

Pese a que su carrera pública recién comenzaba en Europa, Gómez decidió regresar a Colombia. Primero como responsable de la campaña liberal en las elecciones regionales de hace cuatro años y luego dentro del Ministerio de Trabajo, donde sus éxitos en la creación del servicio público de empleo lo impulsaron al cargo actual, a la vida de traje y tenis, siendo la mano derecha de Lucho Garzón.

La burocracia le saca la piedra

Gómez afirma que siempre ha mostrado un espíritu contestatario, de rebeldía, de vocación al cambio, de cuestionamiento. Por eso sonríe cuando se le pregunta cómo se desenvuelve y lidia con una clase política como la colombiana, añeja y paquidérmica.

Confiesa que no es fácil y que si hay algo que lo descompone de la vida pública, que le “saca la piedra”, es la burocracia que muchas veces hace lentos los procesos que les pueden cambiar la vida a las personas. “La burocracia es el arte de hacer difícil lo fácil a través de lo inútil”, parafrasea y trata de explicar: “Es como una bicicleta estática, es querer hacer algo pero encontrarse con procedimientos o personas que hacen que todo se demore más. No todos en el sector público piensan con la urgencia de sacar las cosas adelante”.

1

Foto: RODRIGO SEPÚLVEDA / CEET

Y cuestiona directamente, con enojo, que las leyes del país “estén hechas pensando que todos los servidores públicos somos unos ladrones, como si todas las carreteras fueran creadas pensando que todos somos borrachos”.

Por eso mismo, por la burocracia, asegura que ha vivido varias tensiones en el interior del Gobierno: “soy economista, pero me ha tocado volverme abogado para decirles a la personas que sí se puede, sin saltarse la ley sino buscando salidas a los obstáculos”.

Si bien Gómez reconoce burocracia en su trabajo, destaca que en lo que se refiere al programa del primer empleo hay todo un batallón de jóvenes, empresas y entidades públicas enfiladas a favorecer este año a unos 40.000 beneficiarios de entre 18 y 28 años, recién graduados y sin experiencia de todo el país. Por esa razón, asevera, no siente miedo de no llenar las expectativas.

“Si se trabaja bien, ¿por qué no rumbear?”

El viceministro tampoco teme reconocer que trata de salir de rumba todas las semanas. “Me parece que es sano, eso se lo merece todo el mundo y, si se trabaja bien, ¿por qué no se puede hacer?”, dice y detalla que ya no es tan salsero como antes y que ahora es más “crossoverista”.

El baile es una pequeña porción de una rutina semanal que cambió hace tres meses, cuando nació Julieta, su primera hija, a la que le dedica las madrugadas y le debe las ojeras.

En el día, temprano, Gómez revisa medios de comunicación y lee textos distintos a noticias “para no perder claridad mental”, según manifiesta. De resto, su agenda se llena con citas, reuniones, viajes y jornadas de trabajo con su equipo en el Ministerio.

Gómez dice que odia el gimnasio y no juega fútbol desde que se rompió los ligamentos de una rodilla. Su actividad física se reparte entre pedalear de su apartamento a la sede de su trabajo en el norte de Bogotá escoltado -pues fue amenazado por intentar impulsar empleo en zonas petroleras- y salidas de ecoturismo los fines de semana.

1

Foto: RODRIGO SEPÚLVEDA / CEET

Actualmente dicta clases en la Maestría de Gobierno y Políticas Públicas de la Universidad Externado y, afirma, eso le sirve para mantener el contacto con los jóvenes, para saber cómo acercarse a “una generación difícil de estimular”.

Si no es política, a vender motos

Gómez sentencia que aún no ve posibilidades de una carrera electoral. “Hay que tener buenos recursos o buena trayectoria. Prefiero esperar y ver si más adelante las condiciones se dan”, apunta.

Precisa, eso sí, que deberá compartir ideales con cualquier proyecto político en el que se vincule, como el de ahora en su Ministerio y en el Gobierno Santos.

Con humor concluye que si no continúa en la vida política se dedicará a vender motos, una labor que no desconoce, pues luego de un viaje de dos meses por tierra por la India logró hacerse con la distribución en Colombia de la marca Royal Enfield. “Prefiero regresar al sector privado y vender motos”, concluye.

Fuente: ELTIEMPO.COM