Semana.com
[ mayo 24, 2019 by AdminAB 0 Comments ]

“Me pagué el colegio vendiendo sándwiches a mis compañeros”

“Me pagué el colegio vendiendo sándwiches a mis compañeros” –

El invitado al pódcast de Máximo Desempeño esta semana es el candidato a la Alcaldía de Bogotá, Luis Ernesto Gómez. En conversación con Pablo Jacobsen relata la historia de cómo en su adolescencia pasó de tener una vida de comodidades a rebuscarse el dinero. Estos son sus aprendizajes sobre por qué la voluntad sí puede transformarse en logros reales.

El invitado de la semana al pódcast Máximo Desempeño es Luis Ernesto Gómez, un activista que quiere utilizar su autenticidad, coraje y capacidad de liderazgo para crear un nuevo modelo de ciudad en Bogotá. Para él, las experiencias difíciles del pasado son lecciones de cómo superar los obstáculos y retos futuros.

Una de ellas fue la difícil situación económica que tuvo que enfrentar su familia cuando Gómez tenía 16 años. Al quedarse sin dinero, el candidato ideó la forma de empezar a vender sándwiches en su colegio, una iniciativa que terminó convirtiéndose en una empresa que le permitió tener grandes rentabilidades. Gómez es autor del libro ‘Googlecracia: gobierno, campañas y ciudadanos digitales‘, y es actualmente el candidato más joven para ser el próximo alcalde de Bogotá.

 

En este pódcast, Gómez habla de cómo la voluntad sí puede transformarse en logros reales y cuáles son su planes en caso de llegar a la alcaldía de la capital.  A su vez, Pablo Jacobsen habla de la importancia de los momentos en que las personas deben tomar decisiones conscientes para crear y moldear su destino.

Según él, ganar o perder son decisiones que se toman toman en la mente mucho antes de presenciar el resultado final. “Cuando estás comprometido con un objetivo, cuando has tomado una decisión consciente y estás comprometido, el universo conspira para hacer que lo que tú quieres suceda”, dice. Ese es el poder de la intención. Si realmente quiere cambiar su vida debe comenzar tomando una decisión pues es en esos momentos de definición que moldea su destino.

Fuente: Semana.com

Semana.com
[ febrero 6, 2016 by AdminAB 0 Comments ]

“Hoy muchos jóvenes no buscan un trabajo para la vida, sino experiencias de vida en el trabajo”

“Hoy muchos jóvenes no buscan un trabajo para la vida, sino experiencias de vida en el trabajo” –

La ONU acaba de invitar a sus países miembros, entre ellos a Colombia, a repensar la forma de crear “empleos decentes” para los jóvenes del siglo XXI. ¿Qué responde el viceministro de Trabajo, Luis Ernesto Gómez?

SEMANA: En Colombia, uno de cada dos desempleados es joven. ¿Qué piensa hacer el gobierno?

Luis Ernesto Gómez: El gobierno del presidente Santos viene abordando la problemática desde 2010 con la Ley del Primer Empleo y con el programa ‘40 Mil Primeros Empleos’, a través de los cuales se les dan incentivos económicos a las empresas que contraten jóvenes sin experiencia. Esto ha permitido reducir la tasa de desempleo juvenil de 20 por ciento en 2010 a 15,3 en 2015.

SEMANA: ¿Será eso suficiente para crear los “empleos decentes” que quiere la ONU?

L.E.G.: No. La tasa actual en Colombia para jóvenes duplica el promedio global de 8,9. Por eso hay que seguir sacando adelante una agenda de oportunidades de formación y empleo para jóvenes. Hemos propuesto al Congreso una ley para eliminar la barrera de la libreta militar para acceder a un empleo, crear un fondo de capital semilla, otorgar beneficios mercantiles a jóvenes emprendedores y abrir un programa nacional de prácticas laborales remuneradas en ministerios y entidades públicas. En cuanto a la formación para el trabajo, el rol del SENA es y seguirá siendo decisivo.

SEMANA: ¿Cómo comprometer al sector privado con esa agenda?

L.E.G.: Ese el desafío más grande. Desde el gobierno se pueden generar incentivos económicos para las empresas, pero lo que realmente transforma esto de manera estructural es un cambio cultural. Los empresarios deben ver en los trabajadores jóvenes una oportunidad para innovar y acceder al mercado de los denominados ‘millenials’. Además, deben saber que hoy muchos jóvenes no buscan un trabajo para la vida, sino experiencias de vida en el trabajo. Empresas como Google ofrecen eso y, por esa razón, son muy competitivas.

SEMANA: Los pronósticos son que en 5 años la mitad de los trabajadores independientes van a estar trabajando a través de plataformas tecnológicas tipo Uber y Rappi. ¿Será capaz el Estado de estar a la altura de este desafío?

L.E.G.: Tiene que estarlo. El reto acá es que la flexibilización de las formas de trabajo no riña con su fin social. El trabajo es la fuente de bienestar de los hogares y de realización de las personas. Eso no puede cambiar. Por eso es fundamental asegurarnos de que las nuevas formas de trabajo vayan de la mano con seguridad social, buenos ingresos y un grado considerable de estabilidad.

SEMANA: ¿Entonces Uber sí o no?

L.E.G.: La discusión no es si Uber o no Uber. Hay que ver estas plataformas como oportunidades para generar empleos de calidad y hay que velar por que, sea en un taxi amarillo o en un carro blanco, los trabajadores tengan seguridad social. Es mucho más fácil recaudar un aporte a seguridad social a través de una plataforma virtual que con formularios de papel.

SEMANA: ¿Qué permitirá la paz en materia de empleo para los jóvenes?

L.E.G.: Ampliar la agenda de oportunidades de formación, empleo y emprendimiento para los jóvenes. 2016 será el año de los jóvenes y la paz, porque con ellos vamos a construir un nuevo país.

Fuente: Semana