Quizá el gran desafío de esta generación sea prevenir una catástrofe ambiental y humana causada por el cambio climático y las prácticas ambientalmente irresponsables. Sin embargo, la solución a este problema parte necesariamente de la acción colectiva y un cambio de consciencia hacia un modelo de corresponsabilidad en el que cambiemos como individuos y a la vez exijamos cambios institucionales.

En ese sentido, Luis Ernesto ha venido trabajando en la implementación de políticas de renovación energética, descarbonización y economía verde, así como en cambios culturales que expandan la conciencia sobre la responsabilidad que tenemos unos con otros y nuestro papel en el ecosistema.