La confianza puede ser el activo intangible más valioso en cualquier sociedad. La confianza fundamenta las relaciones sociales, políticas y económicas entre los ciudadanos y garantiza no solo la convivencia sino la prosperidad y el bienestar colectivos.

Uno de los grandes problemas a la hora de generar confianza entre la ciudadanía es la falta de diálogo social que permita tramitar de forma pacífica las diferencias, inquietudes y necesidades de los ciudadanos.

Es por ello que Luis Ernesto ha hecho del diálogo uno de los pilares fundamentales tanto de su ejercicio público como de su activismo ciudadano, implementando políticas encaminadas a garantizar la participación, la resolución de conflictos, la veeduría ciudadana y la inteligencia colectiva al servicio de todos.